viernes, 5 de septiembre de 2008

en serio

Yo soy una persona diurna. Me duermo temprano o no funciono. Hago la tarea en la tarde, o no lo hago. Internet no tiene nada que ofrecerme después de las 11 pm.

Pero a veces las noches se alargan, y qué le vamos a hacer, no?

Y justo ahorita estoy pensando que igual y no me gustan las noches porque hay más tiempo para pensar y eso nunca es bueno para alguien como yo, que no sé apagar mi cerebro. Que no sé meditar y nunca llegaré al Nirvana. Yo, que no soy bipolar sino tripolar o hasta cuatripolar.

En las noches las cosas son siempre distintas. Por eso les cuento esto hoy, a la 1:35 am. Porque si fueran las 4 o hasta las 11 pm, pues les contaría del comunicado de Ivóm y de las pendejadas que dice. Les contaría que mi maestro de guionismo me regaló el guión de there will be blood y que eso me hace feliz. Igual y les contaría de la fiesta de emos que nunca fue. O de mi hámster que se murió. O de la tortuga, que contra todos los pronósticos sigue viva. Si me inspirara, igual y contaría que estoy leyendo Chiquita, y que es muy entretenido.

Pero no, no puedo hablar de eso porque ahora son la 1:39 am y es una hora de divagar y de pensar en esas cositas sin sentido que me vuelven loca y que no se pueden plasmar aquí porque no, porque el sentido común dice que no. Que mejor les hable de otras cosas.

Que poco común es ese sentido y que lata da a veces tenerlo.

Si me dejo llevar, quién sabe a dónde llegamos.

Y el temor a lo desconocido se aloca en las madrugadas

1 comentario:

r" dijo...

si, jaja
acertadisisma la observacion.
yo caresco de sentido común y por lo general escribo siempre en las madrugadas, y no me había percatado

una de esas noches, tengo curiosidad, corre, corre... haber a donde llegas

saludos