domingo, 12 de abril de 2009

el trabajo de ensueño, parte 1

Llevo dos días edotando una entrada acerca de mi amor sin fin a frivolidades como MTV y perezhilton, y mi gran capacidad para aprenderme datos inútiles sobre la nobleza, los famosos y los no famosos. Pero simplemente no queda. La dejaré descansar. Mientras, esto.

Este lunes mi día comenzó a las 7am. Lo cual está simplemente mal, y más si lo que vas a hacer es tratar de convencer a un gringo de que te de una visa para ir a su país, uno por el que cada día pierdes un poco de simpatía y que, además, ni siquiera tienes dinero para visitar.

Ahí, sentada en una silla diferente cada minuto, en una versión algo macabra del juego de las sillas (los que se adelantan a tí quieren lo mismo, no son tus amigos, son competidores en este juego de diplomacia y economía global), mi hermanita de nueve años y yo jugábamos a imaginarnos qué habría en la siguiente puerta. Decidimos que, si te daban la visa, pasabas a un cuarto donde Mickey y Minnie te darían un minitour por Disneyland. Si tienes que quedarte en tu tierra, las botargas de Globito y Bizcochito te esperan del otro lado.

Mientras nosotras nos entreteníamos mi mamá luchaba contra la burocracia, checando y revisando si teníamos todo lo necesario. Una señorita con un marcatextos pasaba silla por silla, subrayando los datos faltantes o mal puestos en la aplicación. Impresionante el poder que puede darte un marcatextos en ciertas situaciones.

Después de admirar a la señorita y el status que le daba la tinta verde fosforescente, me volteé y le dije a mi madre "ése trabajo sería ideal para tí, te la pasarías corrigiendo a la gente todo el día". Ella soltó una carcajada. Estaba pensando exactamente lo mismo que yo.

4 comentarios:

Dege dijo...

Algún día sacaré una visa nueva. Aunque dudo que me la den, ya sabes, porque hablo inglés y soy pobre... van a creer que quiero quedarme allá. Pero bueno, ¿has ido recientemente a los pasaportes? ¿Sigue tomando las fotos la misma señora gritona de siempre?

María José dijo...

jaja sí, fui una semana antes de lo de la visa por pasaporte... y sí me gritó una señora. De hecho me tomaron la foto dos veces para el pasaporte y TRES para la visa. Obviamente, no estoy satisfecha con ninguna de las dos...

José dijo...

los puntitos del fondo se fueron!!!! jajaja por cierto, a a quién le debo echar la culpa por el ROSA PODEROSO del fondo actual? a ti por tu femineidad muy bien arraigada a tus gustos visuales o a google por no hacer mejores temas para blogspot?

María José dijo...

creo que ha quedado establecido que soy una niña. Ergo, me gusta el rosa.



pero sí, google necesita trabajar en sus fondos, están horribles :(