jueves, 10 de septiembre de 2009

Sobre Disney comprando Marvel

¿Irías a ver “Wolverine: el musical” o “Dr. Doomlittle”?. Bromas como estas han proliferado esta semana por diversos foros de internet, desde que se supo que Disney compró Marvel Cómics por cuatro billones de dólares. Los fans toman con humor, pero también con preocupación esta compra. Nadie sabe bien qué significará para las futuras generaciones de infantes.

Hasta ahora, las niñas hemos soñado con ser princesas mientras los niños juegan con figuras de acción. Pocas princesas se acercaron alguna vez a los cómics y pocos aspirantes a superhéroes tienen algo que ver con Disney después de los 6 años.

Por lo tanto, la fusión tiene obvios motivos comerciales y desata álgidos debates por estar en juego algo muy preciado: los recuerdos infantiles. Todos quieren asegurarse de que el legado de Stan Lee y el de Walt Disney permanezcan intactos, y separados. Ver a Wolverine en Disneyworld es casi tan impensable como ponerle orejas de ratón a los Cuatro Fantásticos.

Marvel cuenta con un catálogo de 4, 900 personajes que deberán encontrar su nicho en su nuevo hogar. Si todo sale bien, Disney ganará adeptos entre los niños preadolescentes y las niñas se acercarán al casi totalmente masculino mundo de los cómics. Stan Lee comentó al respecto que “cuando juntas lo mejor con lo mejor, todos ganan”

Si todo sale mal, la tradición de ambas empresas resultará tan incompatible que alienará a todos sus públicos. Depende del trato que se le dé a las historias y de la autonomía con la que puedan operar tramas con valores poco convencionales, como The Punisher o X- Men.

Habrá que esperar todavía mucho tiempo para constatar los resultados, porque diversos estudios cinematográficos tienen los derechos para desarrollar las películas de El Hombre Araña, X Men y demás personajes icónicos de Marvel. Estos contratos tardarán hasta 10 años en liberarse.

Lo que es un hecho es que la infancia ya nunca será igual. No habrá princesas de cuentos de hadas contra viriles superhéroes. Ahora están todos en el mismo bando, uno donde las fantasías infantiles tienen que ser rentables, donde Campanita y Ironman tienen una misión compartida.

3 comentarios:

Ana Paola . dijo...

Creo que es probable que lo que disney busca es tener un espectro más amplio en el público, aunque los papás gastan mucho en sus hijos pequeños, por alguna razón los mercados siempre están dirigidos a los consumidores jóvenes y adolescentes...
Pero no sé si se puedan mezclar los mundos de princesas y los comics

Dege dijo...

Hmm no creo que sea la gran cosa, Disney ya es dueño de producciones como desperate housewives, sólo recibe más dinero pero deja a los estudios que sigan haciendo lo suyo. Eso sí, con respecto a que compañías como universal tengan los derechos para hacer películas como espaiderman, ahí sí está más picante la cosa, por surte no somos los abogados de esas compañías. No deja de ser impactante, claro. :P

Eduardo Huchin dijo...

La especulación sobre lo que saldría de esa fusión es más sabrosa que lo que sucederá en realidad: dinero y más dinero entrando a las arcas de Disney y Stan Lee.