sábado, 31 de enero de 2009

mortified

Descubrí otra página de interné maravillosa, gracias a post secret: Get Mortified..

Se supone que mandas tus diarios o fotos o cartas de infancia y adolescencia. Algunos los convierten en videos muy chingones y divertidísimos. Creo que obligaré a mis hijos a llevar diarios sólo para leerlos y reírme. O para que ellos los lean años después y se rían también.

Yo tengo muchos diarios que casi ni puedo leer ahora. I GET MORTIFIED!. Con trabajo leo lo que escribo aquí... Pero hay algo bonito en tener pruebas de cómo se sentía uno a tal o cual edad. Es muy fácil olvidarse de quién solías ser, qué te importaba, cómo lo expresabas. Los diarios son una ventanita a tí mismo, un asiento de primera fila a la propia evolución. A veces parece que los escribió alguien más, a veces impresiona saber que los problemas existenciales serán siempre los mismos.

Supongo que hay algo egocéntrico en escribir cartas, diarios y blogs. Yo he aprendido a dejar de preocuparme por la trascendencia, al menos, a través de palabras.

Escribo porque así sé qué pienso.

Por cierto, hablando de otras internetosas. Amo Jango. Es una página de radio por internet y yo que odio bajar música, tengo ahí todos los grupos que me gustan y soy feliz. Ahora mismo escucho Sleep to dream, de fiona, y con un solo click: Pinball wizard, de The Who. A veces salen cosas rarísimas pero ps solo pones next y lo superas. Y a veces salen bandas que jamás había escuchado y que me hacen feliz. No tengo ganas de The Who, cambiemos aaaaaa

Los angeles waltz, de razorlight. Jamás la he escuchado, a ver qué pasa.

2 comentarios:

Otramaría dijo...

Escribo diario o casidiario desde los once años! tengo un montón de libretas que no sé qué hacer con ellas porque no quiero que nadie las lea, pero a mí me encanta leerlas, me da ternura, además siempre me sorprendo, como si no hubiera estado ahí.

David Loría Araujo dijo...

La verdad, no lo entendí muy bien. Nunca he escrito un diario. Crecí pensando que era de niñas. Ahora creo que me hace falta, tal vez es que no hablo mucho conmigo mismo. Yo opino queee un diario no es nada más que un espejo disfrazado de nosotros mismos, un YO que nos inventamos sin dejar de ser un YO. :)
Pása por mi blog, hay cosas nuevaaas.
:O al fiin...